Celia Cruz: la reina de la salsa
Celia Cruz fue una de las primeras artistas en representar la cultura afrolatina a través de su música, aun cuando esta cultura no era muy popular. Usualmente usaba vestidos coloridos y llamativos, pelucas de colores brillantes y tacones altísimos. Celia fue la única mujer en Fania All Stars y una de las pocas mujeres que alcanzó el éxito en la salsa, un género sobre todo asociado con hombres.
Aunque Celia se ganó apodos como la reina de la salsa y la guarachera de Cuba, en su carrera exploró distintos géneros afrocubanos como la guaracha, la rumba, el afro, el son y el bolero.
Picture
https://americanhistory.si.edu/sites/default/files/blog_files/a/6a00e553a80e1088340168ebeb795d970c-500wi.jpg
Celia Cruz, ca. 1950s. Photo by Narcy Studios, Cuba, courtesy of Omer Pardillo-Cid.

¿Quién era?
Celia Cruz nació en 1925 en el Barrio Santos Suarez de la Habana, donde empezó a cantar desde muy joven. Les cantaba a sus hermanos para dormir, participaba en actos cívicos de su colegio, en reuniones de su comunidad, cabarés y en concursos de estaciones de radio.
Estaba estudiando para convertirse en profesora de literatura cuando decidió retirarse para estudiar música (voz, teoría y piano) en el Conservatorio Nacional de Música en la Habana.
Celia fue cantante de Las mulatas del fuego, un grupo con el que estuvo en tours por Latinoamérica.
En 1950, Celia se convirtió en la cantante principal de La sonora matancera, que en esa época era la orquesta más popular de Cuba.
Durante sus años con esa orquesta, Celia aumentó su popularidad y participó en un tour en Europa y Japón donde se presentó junto a Tito Puentes.
En 1965, Celia terminó su carrera de quince años junto con La sonora matancera para empezar su carrera como solista.
En los años sesenta, Celia colaboró con Tito Puentes, con quien grabó Bemba colorá, uno de sus más grandes éxitos.
En los setentas, firmó con la disquera Fania Records, que reunía a algunos de los artistas latinos más importantes de la época. Junto a Fania, Celia fue aún más asociada con la salsa y grabó éxitos como Quimbara. Celia se presentó en varios conciertos con Fania All Stars y colaboró con Johny Pacheco y Willie Colón.
Aún en los últimos años de su carrera, Celia continuó grabando hits como La vida es un carnaval y La negra tiene tumbao, y su último álbum Regalo del alma, que fue publicado luego de su muerte, ganó un Grammy.
Su frase ¡Azúcar! se ha convertido en uno de los símbolos más importantes de la salsa. El legado de Celia Cruz ha sido honrado numerosas veces, incluso desde antes de su muerte.
Picture
https://celiacruz.com/wp-content/uploads/2017/07/CeliaCruz-fania-all-stars.jpg
Foto: Fania All Star- Celia Cruz Legacy Project.


Impacto/logros
A lo largo de su gran carrera musical, Celia grabó más de 80 álbumes, ganó 23 discos de oro, y ganó dos Grammys por sus álbumes Ritmo en el corazón y Regalo del alma, y tres Grammys Latinos por Celia Cruz and Friends: A Night of Salsa, La negra tiene tumbao y Regalo del alma. Celia es un ícono para los latinos, así como para la comunidad internacional.